Temperaturas exigentes

Gracias al principio de diseño innovador, incluso temperaturas extremas de entre –270 °C y +800 °C no representan ningún problema.
La válvula de mariposa Quadax® es la solución óptima para clientes exigentes con los requisitos más estrictos hacia la estanqueidad en las aplicaciones y los rangos de temperatura más extremos.